Concepción, gestación y nacimiento de los proyectos de vida

A los que habéis pedido información sobre la Escuela de Amor y Vida, a los que ya estáis inscritos, a los que queréis y las razones os martillean, a los que habéis hecho otra elección…a vosotros, todos.

Durante estos meses he ido escribiendo personalmente uno a uno a los que me habéis escrito, al ritmo que mi espacio me lo permitía, más cada vez sois más y desearía que supierais que estoy cerca de vosotros.

Tranquila por un lado porque Carolina se da con excelencia y amor inmensos desde su lugar de organizadora.

Se que el paso que queréis dar, es muy grande. Es un SI a la vida, un SI a vuestra expansión de conciencia un SI al amor y al poder personal… Es SI, SI, SI, SI.

¿Cómo hacer este y otros muchos cambios trascendentes en nuestras vidas si venimos de una educación del NO,NO, NO….? No, subas, no bajes, no corras, no hables, no grites, no sientas, no te muestres, no puedes, no, no, no…muchas veces no nazcas, no ames.

A veces, inconscientemente, “prefiero seguir sufriendo porque es lo que me es conocido. Es como el guión de una película, en el cual viven una gran mayoría de seres humanos. La tan ansiada libertad que ofrece el amor consciente, asusta a la mente egótica, quien la rechaza con miles de razones que el corazón desconoce.

Todo proyecto de vida tiene una concepción, una gestación y un nacimiento. Aquellas heridas emocionales y mentales que subyacen debajo de las anécdotas se activan en la manera de concebir, gestar y dar a luz los proyectos de vida. En las transiciones en donde el poder de elegir es parte de nuestra madurez.

Es tan sencillo como observar la manera en cómo preparas, viajas y vives unas vacaciones, por poner un sencillo ejemplo. Haceros la pregunta de ¿cómo fui concebido- a? ¿y gestado-a y parido-a? ¿Qué puntos de confluencia hay con mis concepciones, gestaciones y salidas en mis relaciones? Relaciones en general.¿ Cómo vivo mis transiciones? ¿qué común denominador hay entre ellas? ¿Quiero seguir recreando esto? ¿O quiero llegar a un estado de prosperidad, capacidad de llevar mi vida, saber cuál es mi propósito, dejar atrás el victimismo?

Soy testigo todos los años de que el que quiere puede, el que le hace caso a esa fuerza inmensa del amar mas que del querer, que le llevó a entregarse a una concepción impecable (que quiere decir sin culpa), encuentra a su salida el mismo poder inmenso que le llevó a decir Si y que a partir de entonces lo transforma en todo lo que desea apasionadamente, fácil y sencillo.

Mi pasión por escribiros es contribuir a que seáis tan felices como yo y multipliquemos juntos el amor, la libertad y la abundancia en este Planeta maravilloso. Recuerda que ERES EL MAS IMPORTANTE DE TU VIDA, si no lo vives así difícilmente podrás amarte, amar tu misión y amar a los demás.

Os abrazo en silencio

María Luisa Becerra M.