El Renacimento fue el primer gran vehículo que llegó a mi vida para ayudar al despertar de la consciencia. Luego he descubierto, aprendido e incorporado muchas otras herramientas, entre las que destacan las Terapia de Constelaciones Familiares Sistémicas y el Proyecto Internacional de Autoestima.
Recibí la inspiración de combinar estas técnicas, que son la base de lo que hoy practico y predico a nivel personal y grupal. Si tuviera que darle un nombre, le llamaría Renacimiento Progresivo. Esto significa que crecerás desde la facilidad, la diversión, la expansión. Yo ya no creo en las terapias duras y traumáticas -las he hecho y las he dejado atrás-. Hoy tengo la certeza de que la sabiduría está en las cosas más sencillas.

¿Que es?

 

Son un método psicoterapeútico, creado por Bert Hellinger el cual con su trabajo de Constelaciones y sus comprensiones acerca de los Ordenes del Amor se está convirtiendo en una de las figuras psicoterapeúticas de mayor impacto en los últimos tiempos.

Luego de tantos años caminando por el campo del crecimiento personal, el encuentro con las constelaciones ha sido para mi una experiencia fascinante, profunda, revolucionaria y sanadora.

Este trabajo conmuve porque nos toca en algo muy sagrado y nuclear dentro de cada uno. ¿Como se desarrollan?

Es muy sencillo.

El terapeuta pide en el grupo, que levanten la mano aquellas personas que deseen constelar. Entonces elige una, la cual se sienta a su lado.

Esta persona elegida que denominaremos el cliente, plantea su problemática y aquello que desea conseguir. El camino hacia la solución estará basado unicamente en hechos traumáticos no en explicaciones ni razones acerca de conductas familiares. A petición del terapeuta elige intuitivamente a personas que representen a los miembros implicados en el sistema familiar, actual o de origen, incluyendo un representante para si mismo.

A partir de aquí se despliega la dinámica de comprensión del Sistema y los movimientos del Alma familiar, regidos en todos los casos por el Amor. Amor que sana cuando las dinámicas pueden ser reconocidas pudiendo así reconocer la realidad tal cual es.

A través de la apertura a la propia realidad familiar, la comprensión y exteriorización de los sentimientos de los representantes, el uso de frases curativas o ritos de lenguaje corporal, se consigue formar una imagen familiar de mayor sintonía con el Sistema Familiar, encaminada a soluciones o al asentimiento consciente del propio destino.

El trabajo terapeútico con Constelaciones Familiares Sistémicas, también puede hacerse a nivel individual en consulta privada. ¿A quién le interesa?

A todas la personas que quieran resolver problemas en sus vidas bien sea de tipo afectivo, psíquico, relacional, pérdidas, duelos, infelicidad, carencias, enfermedades, insatisfacción, etc..

En realidad a cualquier persona que quiera hacer un profundo trabajo de comprensión de si mismo.