• VBlog

Tu relación con el dinero

04 May 2017

Tu relación con el dinero, tiene mucho que ver con lo que te enseñaron acerca de él, lamentablemente en la mayoría de los casos, no nos enseñaron el verdadero significado del dinero.

Al dinero le han hecho culpable de muchos males en nuestros días, le han puesto adjetivos de sucio, malo y se ha desvirtuado su verdadero significado, especialmente porque muchas personas lo ven como un fin , en lugar de verlo como el medio para poder alcanzar sus objetivos personales.

Tendrían que tenerlo como medio divino, para así poder cumplir nuestro propósito de vida, y en consecuencia tener una vida con bienestar, en la que podamos disfrutar, divertirnos, tener vacaciones y sobre todo, en la que seamos generosos.

Transcripcion del video:

Es muy común y seguramente a muchos de vosotros os pasará, de tener dificultad con la relación con el dinero.

Esto es muy común, porque no nos han enseñado a nosotros lo que era el verdadero sentido del dinero.

Además, en nuestra cultura se separó la materia del espíritu, de la espiritualidad; entonces, parece que las personas que seamos buscadores (y todos los que me estáis oyendo, de alguna manera lo sois, sino no me estaréis escuchando, sería un rollo para vosotros) pues, todos nosotros estamos en un camino, buscando un camino espiritual y… ¿Qué pasa con la materia? ¿Por qué la materia tiene que ser una lucha? ¿Por qué la materia tiene que ser mala? ¿Por qué el dinero corrompe? ¿Por qué el dinero se paga? ¿Por qué hay pensamientos tales como estos? ¿Por qué hay pensamientos del que el dinero es sucio, del que el dinero es el culpable de todos los males del mundo?

No es así, realmente el dinero es un papel y es energía condensada en un papel. Como somos nosotros: energía condensada en un cuerpo. Y es un medio, el dinero es un medio de intercambio. No es un fin. Y ese es un gran problema, porque las personas lo viven como que si fuera un fin, lo viven con mucho miedo entonces, se desubica del lugar que tendría que estar. Tendría que estar como medio divino, de que nosotros podamos cumplir nuestro propósito de vida, de que podamos tener una vida con bienestar, de que podamos disfrutar, divertirnos, tener vacaciones y sobre todo, de que podamos ser generosos.

Ese es el principio de la prosperidad. La prosperidad es el estado de unión entre el espíritu, la materia, la humanidad, la naturaleza, mi propio yo, mi vulnerabilidad ¡Todo! Donde no existe dualidad, donde no existe separación. Y la confianza, es la característica nuestra y divina, que acompaña más a la prosperidad, a vivir la abundancia. Siempre va a estar contigo. Lo que pasa es que tienes que saber primero quién eres tú. El dinero es un espejo de ti y tal como tú te relaciones contigo, te vas a relacionar con el dinero.

Este es un largo trabajo y divertido, porque además lo enseño con dinero de verdad, con juegos, con dinero y las personas de una manera muy dinámica se descubren, se descubren así mismos, en cuántos pensamientos que vienen de muy atrás, que vienen de nuestra geneología. Cuántas separaciones familiares, cuántos problemas en las familias ha podido haber, aparentemente por culpa del dinero. Pero no es por culpa del dinero. La culpa no existe. ¡Responsabilízate!

Es, si han sucedido separaciones en la familia por el dinero, no era por él. Os tenéis que responsabilizar, que era porque vosotros tenías carencia.

Carencia es el estado de separación, es el estado de miedo, es el estado de falta de confianza, casi que de muerte, ósea (no) “lo necesito”. Lo que más te va alejar del dinero es pensar que lo necesitas y “no puedo ser generoso” y “no puedo compartir”. Entonces, esto son actitudes personales, no tiene que ver con el papel.

De hecho, si vosotros veis una comunidad, una comunidad religiosa, un kibutz en Israel, cualquier comunidad, que hoy en día hay tantas, en donde el dinero pues, prácticamente no fluye diariamente como en una familia. Los problemas van a estar igual, van a estar igual los miedos, las envidias, las rivalidades ¡Ese es el problema!

El problema eres tú. Y es fantástico el dinero, porque lo llevamos siempre encima y entonces nos va diciendo de nosotros mismos constantemente, nos va hablando mucho de cómo nosotros somos, cuando nosotros lo vamos intercambiando.

Bueno, esto es un tema muy largo, que es de las cosas que más me gusta trabajar en la Escuela de Amor y Vida, porque creo que todo el mundo tiene derecho a esa herencia divina, que es la prosperidad.