• VBlog

El Renacimiento (Rebirthing) como camino hacia el amor

04 May 2017

Siempre he dicho que el Renacimiento (Rebirthing), me encontró a mi en lugar de yo encontrarlo. En este vídeo te cuento acerca de mi historia y de cómo Rebirthing llegó a mi vida para transformarla.

Comparto contigo mi primera sesión de Renacimiento, como me sentí y lo que vi durante ese momento, que me hizo entender posteriormente, que todo lo que vivimos desde nuestra concepción, queda grabado en nuestras memorias celulares. Te hablo también, acerca de las bases del Renacimiento y de lo que es un parto respetado.

Hay muchas cosas que determinan la conducta humana, no sólo la concepción, sino la gestación y el momento del nacimiento.

Verás aquí cómo las diferentes formas en las que nacemos: parto natural, cesárea, por fórceps, anestesiados, etc., influyen en la manera en que nos sentimos o comportamos en momentos importantes a lo largo de nuestra vida.

Transcripcion del video:

Esta charla se llama El Renacimiento ( Rebirthing) como Camino Hacia El Amor.

¿Quiénes de los que estáis aquí habéis conocido anteriormente el Renacimiento? Me gustaría que levantaran la mano.

Bueno, pues, entonces les voy a explicar, desde el principio, que fue para mí.

En un Congreso de Ginecología y Obstetricia en la ciudad de Ámsterdam, hace veintisiete años… no iba para esto… (Yo creo que todos tenemos un ángel muy grande, una guía muy grande que nos lleva hacia donde tenemos que ir y si escuchas tu corazón te lo va a decir; lo que pasa es que muchas veces cuando escuchamos ¡Ah! “va por aquí”, “va por aquí” , las resistencias que están aquí –en la cabeza- se atraviesan y no nos permiten entregarnos, sino que nos llevan para otro lado, donde no estaba realmente nuestro éxito).

Conocí, viví una experiencia, sin entender nada (y les voy a explicar, porque es muy gráfica) sin saber lo que era, para nada, el Renacimiento. Yo me metí en un taller (porque Renacimiento es experiencial). En realidad es muy difícil hablar de Renacimiento, porque hay tantos renacimientos como personas y cada uno lo vive de manera diferente y son experiencias y yo lo que hago es acompañar esas experiencias. Entonces, esta vez pues, yo me entregue sin ningún miedo y a través de una respiración conectada, circular, consciente, conecté con una experiencia que desconocía de mi vida.

Yo he nacido en la post guerra, en Barcelona y no sabía nada. Nuestras madres (mi madre vive, todavía), nuestras madres como que esto era parte de la vida sexual, no solían hablar mucho de sus partos, del nacimiento de sus hijos; así que un poco como que nos responsabilizaba: ”fue un parto muy largo” “me diste mucha guerra” “mucha guerra”.

Pues, yo en aquella experiencia viví muchas sensaciones corporales (que ahora, después os explico mejor). Muchas sensaciones en mi cuerpo ¡muchísimas! Me deje llevar, me sentí muy bien acompañada, me deje llevar por ello. Pero lo más impactante (por ello que se los quiero contar) es que de pronto yo grité, lloré, como un bebe cuando nace y delante de mí vi un fuego muy grande y después vi una paz inmensa.

Aquello me extraño y desde la habitación del hotel (porque yo no regresaba a Barcelona directamente de Ámsterdam, me iba a Venezuela, donde vivía en aquel entonces) le pregunte a mi madre ¿Por qué yo he visto tanto fuego, en esta experiencia que he vivido? Mi madre se asustó y me dijo “¿En qué secta te has metido?” (Porque bueno, para los mayores y todavía para los no tan mayores, el camino de la espiritualidad tiene que estar ligado a una religión ¿No? Y realmente el camino de la espiritualidad, es un camino hacia el amor, es único, nuestro, que no tiene que estar ligado a nada o estamos todos ligados a todo).

Así que mamá me dijo “cuando naciste se fue la luz” (eso era muy común en aquella época). Yo nací en casa. Entonces, pusieron muchas velas. No, de una, de muchas. Para que la comadrona y el médico (porque al final acabe con todos…) Mi parto fue muy complicado, por eso estamos hoy aquí, porque así ha sido mi gran camino de luz.

Fijaros hasta donde llegamos a tener memorias celulares, hasta para ver en un momento determinado, una luz, un fuego, que es lo que un bebe, en el momento en que nace ve (¡claro!) él no ve una vela, habría muchas y lo que ve es fuego.

Esto cambio mi vida, es; con un inmenso y gran placer, de apoyar a las personas a que descubran quiénes son.

Nosotros en realidad somos amor. Esto es lo que somos. Y ¿Qué es amor? Porque nos olvidamos de lo que somos desde el momento de nuestra reencarnación, porque no hemos recibido, no hemos sido recibidos desde esta consciencia de amor y nos hemos identificado con lo que hemos ido viviendo y así hemos formado nuestro guión natal, que es como decir el guión de la película.

Aquello que yo creo que soy, pero no soy; pero es allá donde está el dolor y esa parte, donde está el dolor, también es muy, muy importante ¡No es mala!. Si vosotros estáis en la dualidad: esto es malo, esto es bueno. Nos hemos caído. Ahí no va haber nunca la posibilidad de la unión, que es donde está el amor.

El amor es uno, el amor es orden, el amor es vida, el amor es lo que soy. El amor es fluido, fluye. El amor nos une a todos y paraqué el amor fluya, tiene que haber orden. En desorden, no fluye.

El Renacimiento (Rebirthing), por eso se llama Re-nacimiento, es la posibilidad de volver a contactar con este amor profundo ¡Que es maravilloso! Que es vivir con una inmensa potencia, libertad, felicidad, paz, unicidad.

Para llegar aquí, tenemos que mirar en todas las etapas anteriores que va de la preconcepción a la concepción, de la gestación al nacimiento. Y sobre todo, hay un momento importantísimo, que es la primera respiración autónoma.

La respiración es la vida y por tanto la respiración es el amor también. Y la mayoría de nosotros hemos nacido con violencia o hemos nacido con abuso. Hemos…

Lo importante, es lo que hemos sentido nosotros, los demás han hecho lo mejor que podían hacer y sabían hacer. Aquí no vamos a culpar a nadie, porque además nosotros teníamos que vivir esta historia natal, tal como hemos vivido, porque es lo que nos va a dar la información para llegar al punto esencial de cada uno de nosotros. Al punto del amor o de quienes somos cada uno de nosotros.

Yo creo que todos hemos sido concebidos en amor. Pues, nosotros solamente podemos vivir desde dos niveles. O estamos en ese guión que os dije antes, que proviene desde todos los pensamientos, todas las sensaciones que yo he tenido desde el origen de mi vida y que he ido creyendo: “he venido al mundo a sufrir”, “a mí no me quieren”, “no hay suficiente para mí”, “esto es horroroso”, “yo me quiero ir de aquí”, etc. O “hago daño al ser que amo” o “para vivir, me separan”.

Imaginaros un bebe colgado por los pies, después de haber estado nueve meses dentro de la vida intrauterina y que le pegan para respirar, porque le han cortado el cordón umbilical inapropiadamente. Se lo han cortado antes de que dejara de latir y somos los únicos mamíferos que hacemos esto. Los demás no lo hacen, esperan a que deje de latir.

Hay fotos impresionantes, impactantes, (si os metéis en mi facebook y tiráis un poco para abajo, lo vais a ver) la diferencia entre un cordón umbilical cuando ya se ha secado, que es el momento en que se debe de pinzar y el bebe ya respira por sí solo. Amorosamente sostenido por sus padres, en un espacio de amor, a este bebe que nace ¡plan! (corte) ¡plan! (corte) ¡sahs! (corte).

Yo he estado… Yo hablo así porque he estado veintidós años en las salas de parto y lo he visto muchas veces… Y además es separado de la madre. Y además, ni el padre, ni la madre, tenían consciencia de lo que suponían su propia historia. Por lo tanto, este niño en la vida intrauterina, ha absorbido dos genealogías. Ha absorbido la historia de los dos.

Se oye mucho hablar de (y a mí me gusta mucho, hay como un movimiento de mujeres que estaban trabajando en pro del nacimiento sin violencia, en pro del parto respetado). Pero para que un parto sea respetado, primero se han tenido que respetar los padres. O sea, un parto respetado, no quiere decir un parto en casa, Un parto respetado, puede ser en casa y puede ser en un hospital.

Para que un parto sea respetado, los padres los padres tienen que haber hecho un proceso de sanación de su propia historia. Y entonces, o concebir un hijo o hacerlo, o vivir esta experiencia dentro del tiempo de la gestación y entonces conscientemente recibirlo respetadamente, en el lugar que sea.

Hay una cosa que a todo el mundo le llama mucho la atención y si alguien quiere explorar más sobre ello, afuera esta mi libro, en donde (bueno) hablo de todo esto, pero sobre todo, de cómo influye la manera de haber nacido en la conducta humana.

Yo no me voy a dedicar hablaros solamente de esto. Pero voy a dar unas pinceladas, teniendo en cuenta que no hay dos personas iguales. Pero por ejemplo, ya desde la concepción, los que han sido concebidos de una o de otra manera, han podido ya olvidarse de quien son. Y digo “olvidarse” porque lo son.

O sea, pensar por un momento en el espermatozoide y el óvulo y sus movimientos. El espermatozoide se mueve, algunos se van muriendo por el camino, llega uno, el ganador y el óvulo que es como un cuerpo celestial que se mueve y se une con el espermatozoide, eso es amor. Eso es el amor universal.

¿De dónde viene este movimiento? Este movimiento viene del universo. Por eso, os dije antes, todos hemos sido concebidos en amor, así sea una violación.

El espermatozoide y el óvulo no conocen nada de la historia que va por fuera. Lo que pasa es que una vez que se han unido. Una vez que comienza el embrión a crearse, una vez que comienza a gestarse ese ser humano, él ya va a ir absorbiendo de sus padres, del medio, lo que vaya absorbiendo y van a quedar las memorias en su cuerpo.

Hay muchas cosas que determinan la conducta humana, no sólo la concepción, sino la gestación (¿Qué pasó en ella?) y el momento del nacimiento.

Es muy curioso ver como las personas, por ejemplo, han nacido inducidos, siempre están esperando ser inducidos. O sea, son personas que hacen proyecto de vida, a lo mejor muy bonitos, pero no arrancan, no salen, se quedan quietos y esperan que alguien venga a darles un empujón.

Los nacidos por cesáreas tienen mucho de esta conducta. Yo me acuerdo que cuando trabajaba en el hospital siempre se decía: “¡Qué bonito! ¡Qué bonito! porque ha nacido por cesárea ¡claro! No ha sufrido”. ¡No es cierto! O sea, el Renacimiento me ha enseñado que una persona nacida por cesárea (que además hay que agradecer las cesáreas ¡eh! Porque a veces, pues, viven gracias a las cesáreas… bueno, esto es otra cosa, yo ahí no me meto, solamente les estoy hablando de la conducta de los seres humanos como camino evolutivo.

Una persona nacida por cesárea, puede sentir mucha culpabilidad con su vitalidad. A veces, tienen una vitalidad baja (no siempre) pero a veces tienen baja vitalidad. Tienen mucha culpa, porque fueron separados violentamente (era necesario) de su madre y tienen la sensación de que por ellos solos no pueden. Uno de sus pensamientos más recurrentes es “No puedo” ,“No puedo”, “No puedo”.

Esto es fantástico, esto es así, para que ellos descubran (son unos de los grandes poderosos del planeta), para que ellos descubran, o sea para que ellos puedan reencontrarse con su poder que por eso nacieron así. No sabemos lo que traemos de otras vidas, pero lo que sí es cierto, es que ellos tienen que encontrarse con el poder inmenso que tienen adentro y que sí pueden.

Las personas nacidas por ejemplo con fórceps, pues tienen mucha dificultad de relacionarse con todos los aparatos. Tienen mucha dificultad de relacionarse, exponiéndose en público, porque el pensamiento que generalmente tienen es que “Si me muestro me van hacer daño”. Independientemente que el fórceps fue para ayudarle, pero “a mí me hizo daño”. Entonces, les cuesta mucho mostrarse públicamente y no le gusta nada, para nada, ir a lugares donde hay mucha energía; por ejemplo, un aeropuerto, un Corte Inglés, un sitio. Sienten que la cabeza se le separa del cuerpo, es como “me mareo”, “eso no me gusta”.

Tienen dificultad para hacer equipos de trabajo. Su frase favorita es “Yo solo”, “Yo lo hago solo”, pero luego ¡claro! Acaba exhausto, acaba que no puede más, porque lo está haciendo todo solo y entonces los demás le dicen “por qué no pides ayuda” y él dirá: “es que si pido ayuda me la van hacer mal, mejor lo hago solo”. Aquí tenéis un ejemplo, de que esto responde a un pensamiento de que “las ayudas me hacen daño”.

Y así os podríais seguir contando uno por otro, hay personas que tienen muchos. Hay personas que han sido no deseados o de sexo no deseado, nacidos prematuros, por cesárea (a lo mejor), otros que han nacido con fórceps, inducidos y cada uno tiene en ese origen de su vida una gran información; una gran predisposición para poder saber por dónde tengo que ir para llegar realmente a mi potencialidad pura, a mi presencia pura. Al gran amor que yo soy, que todos somos.